jueves, 28 de mayo de 2009

El sentido taoísta de la vida

No conozco nada y nada me preocupa

No veo diferencia entre sí y no

No veo diferencia entre bien y mal

No temo aquello que la gente teme en la noche

La gente está radiante y orgullosa; yo permanezco tranquilo y absorto como un recién nacido antes de aprender a sonreír; solitario, sin hogar.

La gente tiene lo suficiente y para compartir, pero yo no poseo nada; mi corazón es ignorante, turbio y ensombrecido.

La gente está segura y triunfante mientras yo sigo ciego y confuso;

La gente es inteligente y sabia mientras permanezco torpe e ignorante, sin objetivo, como una ola en la superficie del mar; sujeto a nada.

La gente está ocupada con un propósito mientras sigo impráctico y tosco.

Estoy aparte del resto de la gente, todavía sostenido por la Naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario